Inicial: Sus primeros pasos

Se debería educar a los niños para que sientan el esplendor del atardecer y el amanecer, la belleza de una flor o la majestuosidad de una tormenta.

Ruldolf Steiner

 

En el nivel inicial pensamos en una educación integral, invitando a las niñas a desarrollar sus habilidades sociales, aprendizajes de alta demanda cognitiva y sobre toda la capacidad de adaptación a un mundo que cambia permanentemente.

En estos tiempos donde nos desafía la virtualidad, cuidaremos de las actividades propuestas brindándoles siempre el juego, el movimiento, la exploración, así lograremos despertar su curiosidad  y que se conviertan en protagonistas de su propio aprendizaje, descubriendo como herramientas para la vida el reconocimiento de sus emociones, autonomía, trabajo colaborativo, resolución de problemas, pensamiento crítico y su creatividad e imaginación que van de la mano con sus ganas de investigar.

Todo esto se podrá lograr siempre con respeto, cuidado, observación y escucha, palabras sutiles y esenciales para cultivar la personalidad y las potencialidades de cada niña.

¿Cómo aprendemos?

Proyectos ABP

Las niñas realizan proyectos donde exploran, experimentan, investigan, se hacen preguntas y crean soluciones, convirtiéndose en protagonistas de su propio aprendizaje.

Las maestras como mediadoras son observadoras y acompañan  en este proceso a través de preguntas abiertas y sosteniendo sus hipótesis y creaciones.

Proyecto SINGAPUR (5 años)

Para este proyecto contamos con la asesoría  de Agora Transforming teaching.

El Método Matemático Singapur permite a las niñas comprender conceptos de manera concreta, utilizando diferentes materiales, interactuando con su entorno en situaciones cotidianas como cocinar y en actividades lúdicas.

A la vez el método permite desarrollar un pensamiento divergente, creativo  y reflexivo para encontrar soluciones no solo a problemas matemáticos sino de la vida.

Proyecto 2021: “Para vivir hay que jugar”

En el  2020 y en medio de una pandemia global, podemos decir que el juego es más importante que nunca, porque el juego trae alegría.

Mediante el juego las niñas aprenden sobre el mundo y como relacionarse con sus semejantes, desarrollando  habilidades para manejar su cuerpo y emociones, logrando su autonomía y autorregulación, pilares importantes para formar su personalidad y fortalecer su autoestima.

Quien quiera entender más debe jugar más.

Gottfried Benn

Scroll Up